Ley para descongestionar las cárceles lleva cinco años sin cumplirse.

La Ley de brazaletes electrónicos fue aprobada en el 2016 como una opción para resolver el hacinamiento en las cárceles. Sin embargo, cinco años han pasado y el decreto sigue sin implementarse.

La normativa establece la colocación de dispositivos a los privados de libertad para conocer su ubicación por medio de la tecnología GPS. Se cree que al ser una medida sustitutiva se reduciría la población en las cárceles.

No obstante, problemas administrativos y licitaciones fallidas han puesto cuesta arriba su cumplimiento.

Para la analista Corinne Dedik, del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN), tres factores han influido para que el decreto no sea una realidad. Uno es que la ley no tiene claridad sobre dónde estaría la unidad encargada. El segundo factor es la burocracia para la adquisición de equipo y el tercero es la poca prioridad de las autoridades en el tema.

El primer problema ya fue superado. El 9 de octubre del 2020 el Ministerio de Gobernación publicó un acuerdo con el cual creó la Unidad de Control Telemático, responsable de garantizar el cumplimiento de la medidas sustitutivas prelibertad y libertad controlada.

Los otros factores están en el proceso de ser resueltos. Las autoridades han realizado licitaciones para adquirir equipo. La última fue el 30 de abril de 2021, según consta en el Portal de Guatecompras, y aunque tres empresas ofertaron, no se adjudicó la compra.

Queda esperar a que la unidad adquiera los brazaletes, los cuales al ser colocados serán financiados por el privado de libertad, salvo que el juez determine otra cosa al conocer el estudio socioeconómico.

¿Quiénes podrán optar al brazalete?

Las personas que guardan prisión por delitos menores podrán optar al control telemático. La ley es clara en que no podrán optar quienes sean señalados de homicidio doloso, asesinato, parricidio, violación agravada, violación calificada, violación de menor de doce años de edad, plagio o secuestro en todas sus formas, sabotaje, robo agravado. También los delitos relacionados a la narcoactividad.

El hacinamiento en las cárceles

Guatemala es, en el continente, el tercer país con mayor porcentaje de reos en condición de prisión preventiva. En años recientes se ha discutido cómo reducir el hacinamiento en las cárceles. Los espacios para presos en Guatemala suman 6 mil 800, pero hay una saturación porque el número de reos sobrepasa los 25 mil.

Esta cifra hace que los brazaletes se perfilen como una opción al problema. El hacinamiento en las cárceles es un tema recurrente que cobra mayor relevancia cuando ocurren motines tal como el registrado en la Granja Penal Cantel, en Quetzaltenango. El hecho cobró la vida de siete reos.

Fuente: www.republica.gt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.